Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

Autores nacidos en la segunda década del siglo XX.


JAMES ROSS. 1911-1990.

Carolina del Norte. Tras dejar sus estudios universitarios y participar en la Segunda Guerra Mundial, trabajó como albañil, granjero, fue jugador semiprofesional de béisbol hasta que se dedicó por completo al periodismo. De su obra narrativa solo consiguió publicar, Mal dadas, y algunos relatos en revistas. A pesar de que su obra recibió los elogios de Raymond Chandler, Flannery O’Connor y George V. Higgins nunca encontró editor para su novela inédita In the Red.

Mal dadas está publicada en España por Sajalín editores en 2013.


JOHN GODEY. 1912-2006.

Brooklyn, Nueva York. Seudónimo literario de Morton Freedgood.

Estudió en la Universidad de Nueva York, participó en la Segunda Guerra Mundial y trabajó en el departamento de publicidad de varias productoras cinematográficas.
Su debut como novelista se produjo a finales de los años 40, cuando publicó junto a su hermano Stanley Freedgood la novela histórica “Yankee Trader” (1947). Este libro fue acreditado a Stanley Morton (la unión de los dos nombres de los hermanos).

Su primer libro como John Godey, apelativo artístico derivado de la revista femenina del siglo XIX “Godey’s Ladies Book”, fue, La Pistola y Mr. Smith, (1947), la primera historia de intriga criminal y suspense de su producción literaria que alcanzó su mayor impronta popular con Pelham Uno, Dos, Tres, (1972), un libro centrado en un secuestro de un vagón de metro de Nueva York que fue llevado al cine en varias ocasiones, está reeditado por Debolsillo en 2010, el resto de la obra es muy antigua.


BILL S. BALLINGER. 1912-1980.

Oskaloosa, Texas. Fue escritor y guionista. Graduado por la Universidad de Wisconsin, se inició en la docencia como profesor asociado en la Universidad de California en Northridge, donde dio clases de escritura. Hizo sus primeros trabajos para la publicidad y la radio. Posteriormente comenzó a escribir a tiempo completo, publicando sus primeros relatos en los pulp con distintos nombres, y en 1948 publicó su primera novela y en 1950 la más famosa, Retrato de humo.

Escribió 150 guiones para distintas series de televisión y varios para el cine.

Considerado por los expertos como un autor exclusivo y de culto por su lirismo y análisis crítico de la sociedad.

Sus novelas traducidas al castellano, son ediciones bastante antiguas y publicadas por Bruguera y Planeta en la serie negra de best-seller en los años ochenta. Actualmente RBA está reeditando su obra, La mujer de pelirrojo y Retrato de humo.

LILIAN JACKSON BRAUN. 1913-2011.

Massachusetts. Trabajó como copy para unos grandes almacenes de Detroit y en el Detroit News. Durante 30 años fue editora de la sección "Good Living" en el Detroit Free Press, retirándose en 1978.

Entre 1966 y 1968 publicó sus tres primeras novelas, que fueron muy bien recibidas por el público y la crítica. Dejó de escribir durante 18 años reapareciendo en 1986. Escribía sus libros a mano y luego los pasaba a máquina.
Tras la muerte de su primer marido se casó de nuevo con un hombre más joven. Vivió los últimos 23 años de su vida en Tryon, Carolina del Norte con él y sus dos gatos.

Traducidos al castellano algunos títulos y publicados por Plaza y Janés en los noventa, El gato que leía del revés, El gato que escuchaba a Brahms, El gato que odiaba el rojo y El gato que sabía grabar.


ALFRED BESTER. 1913-1987.

Doylestown, Pensilvania. Periodista y escritor de ciencia ficción. Aunque publicó su primer relato en 1939, su salto a la fama vino a comienzos de los cincuenta, después de una etapa en la que trabajó como escritor de guiones para radio y televisión. Sus relatos, y sobre todo su premio Hugo de 1953 (el primero que se otorgaba) por, El hombre demolido, le encumbraron a la fama. Fama que aun aumentó con su siguiente novela: Las estrellas, mi destino, (también conocida como ¡Tigre, tigre!) considerada uno de los hitos de la ciencia ficción. Sin embargo, Bester, autor no muy prolífico, abandonó el campo para dedicarse a escribir artículos para la revista Holiday, de la que llegó a ser redactor jefe.

Su vuelta a la ciencia-ficción en la década de los 70 no resultó como esperaba, y las novelas escritas por entonces resultaron un fiasco. Es por ello su fama de autor "cometa". Desalentado, volvió a abandonar el género. En 1987, moría sin haberse enterado de que acababa de recibir el galardón de Gran Maestro por su corta pero intensa carrera. Dejó, además de sus dos sobresalientes novelas, una pequeña pero exquisita colección de cuentos.

En 1953, Júcar etiqueta negra, publicó, Carrera de ratas.


HOWARD FAST. 1914-2003.

Nació en Nueva York, es el típico caso de escritor autodidacta hecho a sí mismo. Comenzó a trabajar desde muy joven, vendiendo periódicos, y otros oficios a lo largo de todo el país.

Ávido lector comenzó a escribir muy joven y a los 18 años publicó su primera novela, Dos Valles.

Corresponsal de guerra durante la II Guerra Mundial, a su regreso, se afilia al Partido Comunista de los Estados Unidos. Hombre de izquierdas con ideas progresistas, choca con la Comisión de Actividades Antiamericanas y permanece en la cárcel durante varios meses a partir de junio de 1950. Después queda inscrito en las listas negras del macartismo y tiene que utilizar seudónimos para poder publicar. Fue uno de los fundadores del Movimiento Mundial de la Paz y miembro de su consejo director durante cinco años (1950-1955). También fue candidato al Congreso, por Nueva York, con el America Labor Party.

La temática de sus obras es variada y destaca la Histórica que fue la que más fama le dio, sobre todo su novela “Espartaco” publicada en 1951. Con esta temática emplea su nombre de Howard Fast

Por lo que respeta a la temática policíaca escribió con el seudónimo E.V. Cunningham, y entre sus obras, una serie de novelas de detectives protagonizadas por Masao Masuto, hijo de emigrantes japoneses y policía de Beverly Hils, que se pueden encontrar en el mercado de segunda mano, El sello naranja de un penique, La piscina deslizable. Y más recientemente se han reeditado tres novelas con el mismo seudónimo, y que tienen nombre de mujer. Publicadas por Erasmus Ediciones en 2011, Millie, y Shierlet y por Navona en el 2015, Sylvia y Sally.


RICHARD CONDON. 1915-1996.

Nueva York. Tras unos resultados escolares nada gloriosos, desempeñó oficios diversos como ascensorista, empleado de hotel y camarero, hasta establecerse en Hollywood como publicista, trabajando durante 22 años en los principales estudios cinematográficos.

Fue también un visionario, un mago del humor negro, un estudioso de la mitología americana y un maestro de las teorías de la conspiración, como lo muestra su novela, The Manchurian candidate. Esta obra, publicada en 1959, se convirtió en 1962 en un filme de culto, traducido en España como El mensajero del miedo, dirigido por John Frankenheimer y protagonizada por Laurence Harvey, que interpreta a un prisionero de guerra al que se le ha lavado el cerebro hasta convertirlo en un espía comunista y un asesino.

Viajó por México, Suiza e Irlanda y finalmente se estableció en Dallas en 1980. Allí escribió, El honor de los Prizzi, convertida en película por John Huston y protagonizada por Jack Nicholson, Kathleen Turner y Anjelica Huston, quien obtuvo un Oscar por su interpretación. En los años siguientes completó la serie con La familia Prizzi, La gloria de los Prizzi y El dinero de los Prizzi, publicada en 1994.


KENNETH MILLAR-ROSS MCDONALD. 1915-1983.

Kenneth Millar nació en Los Gatos (California). Su padre marinero y poeta y su madre se separaron muy pronto y el joven Kenneth vivió de un lugar a otro al cuidado de tíos, y otros parientes próximos. Cuenta que recorrió en aquellos años no menos de cincuenta hogares diferentes.

En 1932 comienza sus estudios en la universidad de Ontario pero los interrumpe en 1938 para trasladarse un año a Europa. Regresa y saca su diploma de literatura en la Universidad de Michigan. Allí, conocerá a una compañera de clase, Margaret Sturm, con la que al poco se casará. En 1941, Margaret, comienza a publicar relatos policíacos bajo su nombre de casada Margaret Millar, y anima a su marido a imitarla.

Comenzó su carrera literaria en revistas pulp, y en 1944 su primer relato, The Dark Tunnel. Escribía entonces con el pseudónimo de John Macdonald, para evitar toda confusión con su mujer, que escribía con éxito bajo el nombre de Margaret Millar. Así su nombre se transformó en John Ross Macdonald y posteriormente en el de Ross Macdonald, a causa de la coincidencia con su homónimo John D. MacDonald.

En 1946, en la novela Find the Woman, creó a uno de los personajes más emblemáticos de la novela negra, Lew Archer. Este nombre no es debido al azar: Miles Archer es el compañero del detective Sam Spade asesinado al principio de El Halcón Maltés de Dashiell Hammett.

El matrimonio vivía en santa Bárbara (California), lugar donde la mayoría de sus libros están ambientados bajo el nombre apenas disimulado de Santa Teresa.

Algunos de sus libros serán llevados al cine. Desde 1970, Ross Macdonald  convivió con la enfermedad de Alzheimer que le impidió seguir escribiendo.

Ross MacDonald es uno de los grandes maestros del género y el primer heredero del legado literario de Dashiell Hammett y Raymond Chandler como escritores de novela negra.

La mayoría de su obra traducida al castellano está editada en los años ochenta por distintas editoriales, pero en la actualidad se han reeditado varias novelas por RBA, El blanco móvil, La piscina de los ahogados, La forma en que algunos mueren, La sonrisa de marfil, En busca de una víctima, La costa bárbara, La mirada del adiós, El martillo azul, Los malignos y  un recopilatorio de Archer.


MARGARET MILLAR. 1915-1994.

Margaret Millar, nacida en 1915 en Ontario (Canadá), con el apellido Sturm. Fue la esposa de Kenneth Millar, más conocido por su seudónimo literario, Ross McDonald. Esta circunstancia, inevitablemente, vino a proyectar sobre ella una sombra que acaso le impidió ocupar el lugar que le correspondía, tanto en la literatura norteamericana como en el género de crimen y misterio, del que fue una excepcional y muy inteligente cultivadora.

A su muerte, en 1994, dejó tras de sí una considerable bibliografía compuesta por una treintena de títulos, entre ellos A Beast in View, galardonada con el Premio Edgar en 1956.

En castellano se tradujeron una decena de sus títulos, la mayoría editados hace más de veinte años, y que estarán en el mercado de segunda mano, pero afortunadamente la editorial RBA ha rescatado, de momento cuatro novelas publicadas recientemente, Pagarás con maldad, La bestia se acerca, Un extraño en mi tumba y Más allá hay monstruos.


JOHN D. MACDONALD. 1916-1986.

Sharon, Pennsylvania. Dejó la Universidad y trabajó en empleos de baja categoría en Nueva York durante un tiempo, y más tarde se gradúa en la Universidad de Syracusa.

Participó en la Segunda Guerra Mundial con el empleo de teniente, en el teatro de operaciones del Sudeste Asiático. Cuando se licencia en 1945 comienza a escribir relatos para los pulp.

El principal protagonista de sus novelas es Travis McGee, personaje curioso, que vivía en un barco y a diferencia de otros protagonistas de novela negra no era ni policía ni detective, se autoproclamaba “consultor de rescate”. La serie se compone de 21 novelas escritas entre 1964 y 1984. La dorada sombra de la muerte, El hombre verde, Lluvia plateada, son algunas de ellas.

Su obra Los verdugos, fue adaptada para la película “El cabo de la muerte”

Aunque es un escritor prolífico, escribió más de ochenta novelas, y fue reconocido con diferentes premios, llama la atención que su obra traducida al castellano es muy antigua y editada por antiguas editoriales, Bruguera, Laia y argentinas. Habrá que ir al mercado de segunda mano y no confundirlo con Ross McDonald-Kenneth Millar.

Parece ser que la editorial Libros del asteroide tiene previsto reeditarlo en el segundo semestre del 2015, Adiós en azul, de la serie Travis es el propuesto, y puede ser el principio de una buena relación.


JOHN FRANKLIN BARDIN. 1916-1981.

Ohio. De infancia difícil, tuvo que dejar la Universidad para dedicarse a trabajar en varios oficios hasta que trabajó en una librería, en donde comenzó a leer sobre todo por las noches. En 1943 se mudó a Nueva York.

En 1946 vivió un periodo de intensa creatividad en el que escribió tres novelas negras que, más tarde, llegaron a ser muy apreciadas por los seguidores del género. Al principio fueron recibidas con cierta frialdad, no tuvieron demasiado éxito, e incluso alguna de ellas no llegó a ser publicada hasta finales de la década de los 60.

John Franklin Bardin estuvo obsesionado con la locura y reflejó ese mórbido interés en una serie de novelas de misterio entre las cuales la trilogía formada por El percherón mortal, El final de Philip Banter y Al salir del infierno, que ha sido considerada su obra maestra. Están publicadas por Ediciones B no hace mucho.


STANLEY ELLIN. 1916-1986.

Brooklyn, Nueva York. Después de ejercer varios trabajos, participó en la II Guerra Mundial y a partir de entonces se dedicó por completo a la literatura.

En 1948 comenzó a publicar su primer relato corto, La especialidad de la casa, en la revista Ellery Queen’s Mistery Magazine y posteriormente casi todos los demás relatos cortos de los que fue un auténtico maestro.

Recibió dos premios Edgar y en 1981 el de Gran Maestro de la Mistery Writers of America, de la que fue presidente durante varios años.

Casi toda su obra de relatos traducida al castellano se encuentra en antologías y en las series de Ellery Queen bastante obsoletas. Y sus novelas traducidas, también en ediciones antiguas y de difícil adquisición, están editadas la mayoría por la Editorial Molino y la edición argentina de EMC, La fortaleza, El hombre de ninguna parte y Viaje a Luxemburgo, son algunas de sus novelas.


DAVID GOODIS.DAVID GOODIS 1917-1967.

Goodis es uno de los más enigmáticos y extraños escritores de novela negra norteamericanos.

Nacido en Filadelfia de padres judíos, curso estudios en su ciudad natal y universitarios en Indiana y Temple, y se graduó en periodismo. Luego trabajó en publicidad y comenzó sus primeros escritos y en 1939, en Nueva York, publicó relatos para las revistas pulp con distintos seudónimos.

En 1940 escribió guiones para series de aventuras en la radio y más tarde consiguió un contrato para Warner Bros en Hollywood como guionista de películas.

A su vuelta a Filadelfia en 1950, a casa de sus padres, ocupándose de ellos y de su hermano esquizofrénico, se ganaba la vida como periodista y escribiendo novelitas basura para libros de bolsillo. Por la noche merodeaba los barrios bajos de Filadelfia, moviéndose entre clubes nocturnos y bares sórdidos, un ambiente que plasmó en sus novelas de ficción. Cassidy's Girl (1951) vendió más de un millón de copias.

Pero la cruda realidad de este autor es que ni le gustaron los estudios universitarios, fue manipulado en Hollywood y sus guiones alterados a voluntad de los productores y en ningún momento se le consideró un escritor serio. En 1963 tras la muerte de su padre comenzó su derrumbe que se aceleró tres años después tras la muerte de su madre y se recluyó por voluntad propia en un hospital psiquiátrico.

Su vida se parece a la vida de sus personajes. En las 17 novelas que escribió con su firma, el tema absoluto es el fracaso, la mala suerte como entidad ontológica, la soledad y la tristeza. Sus personajes viven escapando del pasado, agobiados por la desdicha, no esperan nada del futuro.

En el momento de su muerte todos sus libros estaban descatalogados en las librerías de los Estados Unidos.

Goodis fue descubierto en Francia. François Truffaut hizo una memorable película “Disparad sobre el pianista” basada en la novela,  Down There.

En Francia siguieron reeditándose sus libros cuando ya no los encontraban en Estados Unidos. En 1984, Editions du Seuil publicó “Goodis, la vie en noir et blanc” de Philippe Garnier.

A mediados de los noventa, se tradujo al español “Vidas difíciles” del novelista y crítico estadounidense James Sallis, un libro dedicado a Goodis, Himes y Thompson, tres escritores olvidados. Destaca Sallis la extraordinaria acogida que la intelectualidad francesa, Sartre, Gide, y Camus, entre los principales, le otorgó a Goodis, ya que su temática entroncaba con el clima del existencialismo.

El biógrafo de Goodis,  Philippe Garnier, recorrió todos los lugares en donde vivió el desesperado escritor norteamericano, leyó muchos documentos, habló con sus amigos y con una amante negra, y sin embargo, al final de su libro sigue siendo un misterio cómo era y quién era David Goodis.

Casi toda su obra está traducida al castellano y editada hace más de veinte años, pero felizmente rescatada en la actualidad por RBA, Viernes negro y Disparen sobre el pianista.

WILLIAM P. MCGIVERN. 1918-1982.

Chicago, Illinois. Novelista, reportero policial y guionista.  Después de servir en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial y de estudiar en la Universidad de Birmingham, McGivern regresó a los EEUU y trabajó durante dos años como periodista y crítico literario en Filadelfia. Su primera novela apareció en 1948. Autor de una veintena de novelas de crímenes y misterios de las que algunas se convirtieron en excelentes películas de los años gloriosos, década de los cincuenta. Su capacidad creadora también le llevó a escribir otro tipo de literatura, que logra convertir en Best-seller cuyas acciones se desarrollan en el sur de España.

A principios de los sesenta se muda a Los Ángeles a escribir para cine y TV, fue guionista de Kojak, San Francisco y otras series de la época.

Premiado y reconocido como gran maestro del género, terminó sus días como profesor en la Universidad de Carolina del Norte.

Publicado en castellano entre los sesenta y ochenta por las editoriales míticas de entonces, Noguer, Bruguera, Júcar, destaco, Uno contra todos, La mansión de los siete placeres, Los sobornados y Objetivo: Wall Street.


MICKEY SPILLANE. 1918-2006.

El nombre de Spillane en el mundo de la novela negra va a estar siempre ligado al nombre de Mike Hammer, el controvertido detective, protagonista de sus novelas. Pero vayamos por partes.

Llamado Frank Morrison Spillane nació en Brooklyn, Nueva York. Realizó sus estudios en el Instituto y posteriormente en la Universidad de Kansas y ya desde ese momento y a su regreso a Nueva York comenzó a escribir pulp y guiones de Comics. Fue uno de los creadores del Capitán Marvel y el Capitán América.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue instructor de pilotos en Mississippi, se casa allí con su primera esposa y a su regreso a Nueva York decide construirse una casa, y para conseguir el dinero necesario escribe “I, The Jury”, publicada en 1947 y en donde dio a conocer a Mike Hammer, el personaje que va a protagonizar sus siguientes libros.

Continuó escribiendo, y sus libros comenzaban a venderse cada vez más, aunque los ataques de la crítica también crecieron, quejándose de la naturaleza violenta y sexual de sus historias.

Entre 1947 y 1952, Mickey escribió y publicó siete libros, todos ellos con ventas millonarias. El último de ellos, publicado en 1952, fue 'Kiss Me, Deadly', que se convertiría en uno de sus libros más vendidos. Sería su último libro publicado en toda la década.

Existen muchos rumores sobre porqué Mickey dejó de escribir en la cima de su carrera, pero en realidad, sólo él lo sabe.

Durante la década siguiente escribió relatos cortos, hasta que de nuevo en 1961 publica “The Deep” y al año siguiente el esperado regreso de Hammer en “The Girl Hunters” que se convirtió en película interpretada por el propio Spillane, actividad que continuó en otras películas y series de televisión. La última novela de Hammer es “Black Alley”.

Spillane ha sido tratado a menudo de ultraderechista y pornográfico, sus novelas al más puro estilo del género negro son duras, escritas en primera persona y no muy pulidas estilísticamente, pero entretenidas y aceptadas por un público mayoritario con más de 140 millones de ejemplares vendidos de toda su obra. Algo tendrán.

Mike Hammer es el paradigma de detective duro, investigador privado que lleva una Colt 45, apodada Betsy, ama a su secretaria Velda y su mejor amigo es el capitán de Homicidios de la Policía de Nueva York, Pat Chambers.

Es violento, misógino, lleno de ira, y además gran patriota y anticomunista, lo tiene todo.

Lógicamente su obra traducida al castellano en España es escasa, la censura franquista era tan implacable como el propio Hammer, pero se publicaron en editoriales americanas de México y Argentina. Las publicadas en el periodo democrático lo fueron por Plaza y Janés y a saber donde estarán. RBA ha reeditado su título emblemático en el 2011, Yo, el jurado, y Mi pistola es veloz.


CHARLES WILLEFORD. 1919-1988.

Little Rock, Arkansas. Tras una complicada infancia y adolescencia, estudió Historia del Arte en Lima, Pintura en Francia y Literatura Anglosajona en Miami. Comenzó publicando poesía, fue crítico literario y profesor universitario de filosofía y literatura. Escribió mucho y variado, y saltó al estrellato con Miami Blues, publicada el mismo año de su muerte.

Tardó 65 años en saltar al estrellato con Miami blues y empezó a ganar dinero en abundancia cuatro después, el mismo año de su muerte.

 Autores 1ª década XX
 Autores posteriores 1920