Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

Autores de la República

Democrática del Congo.


HENRI LOPES. 1937.

Léopoldville (actual Kinshasa) y creció en Brazzaville. Educado en Francia, estudió literatura en La Sorbona. Regresa a su país, ya independiente, en 1965 y comienza a trabajar como profesor en la Ecole Normale Supérieure d’Afrique Centrale, en Brazzaville. Miembro fundador del Partido Socialista su carrera política le llevó a ocupar varios ministerios y a ser primer ministro desde 1973 a 1975. Posteriormente ha ocupado cargos de diversa responsabilidad en la UNESCO y en la diplomacia.

Como escritor es autor de varios libros, pero tan solo  se le conoce una novela policial traducida al castellano: Caso cerrado. Ha conseguido por dos veces el Gran Premio de Literatura de África Negra. Ha recibido el Gran Premio de la Francofonía de la Academia Francesa por su obra completa, además de otros premios y distinciones académicas.


ACHILLE F. NGOYE. 1944.

Nació en la ciudad minera del Alto Kantanga, cerca de Likasi. Miembro de una gran familia católica, se graduó en los benedictinos  y jesuitas para estudiar posteriormente periodismo y trabajar para el semanario África Cristiana desde 1966 a 1969. Simultáneamente creó la revista de historietas, Jeunes pour Jeunes y la de música Likembé. A partir de aquí, su currículo se diversifica por varios medios de comunicación, sobre todo revistas, incluso en París, ciudad en la que ha vivido desde 1982.

En el terreno literario destaca como escritor de novela policíaca cuyas escenas se sitúan a veces en África, a veces en Europa. Algunos de sus títulos son Agence Black Bafoussa (1996), primera novela de autor africano publicada por la Sèrie Noir de Gallimard, y posteriormente la segunda, Sorcellerie à bout portant (1998).

Con su segunda novela, igualmente publicada en la Sèrie Noire, no solo consolida su propio oficio del género, sino, lo más interesante de todo, abría unas perspectivas para que el género se cultivara sin complejo en el África negra por otros jóvenes autores: La polyandre (1998) del congoleño Bolya, La vie en spirale (1998) y Ramata (2000) del senegalés Abasse Ndione y L’assassin du Banconi (2002) del maliense Moussa Konaté.

Estas novelas comparten con el universo sombrío de Achille Ngoye rasgos comunes: el cultivo y la conservación de los ingredientes (el crimen, el suspense, una mujer atractiva) de la novela negra, pero adaptados a rasgos distintivos de la realidad político-económica de África y de la violencia estructural de la sociedad poscolonial del continente.

Escritas con el argot, mezcla de las lenguas africanas con el francés, dos escenarios centrales (África y los suburbios creados en grandes ciudades occidentales) predominan y están relacionados.

Diferentes unas de las otras, estas novelas aparecen, en muchos casos, como una prospección de los bajos mundos, y de los marginales abandonados a su propia suerte, y que tienen que sobrevivir con la prostitución, el tráfico de drogas, la falsificación de las tarjetas de residencia, las intrigas políticas, la estafa, la videncia o la brujería… y tienen que emplear toda clase de artimañas para hacer frente a las dificultades materiales de la existencia. 

El escritor Yasmina Khadra (el que mejor ha reflejado la realidad y las consecuencias de la guerra civil en Argelia), el congoleño Achille Ngoye, el senegalés Abasse Ndione y el maliense Moussa Konaté no solo confirman la existencia de la novela negra en África negra, sino también demuestran un uso original del género, con la ventaja de entrever esa África negra desde un sombrío y violento pero inédito  punto de vista.

Publicados en su mayoría por Gallimard en francés, es una pena que no se aprecie ninguna novela traducida al castellano, pero espero que en algún momento se traduzca.

Malí
Zimbabue