Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

La novela negra en El Salvador.


HORACIO CASTELLANOS MOYA. 1957.

Tegucigalpa, Honduras. De niño marchó a su país de origen, El Salvador, realizando sus estudios en el Liceo Salvadoreño de la capital. En 1979, por razones políticas, abandonó sus estudios de Letras en la Universidad de El Salvador, para exiliarse a Toronto, Canadá, en donde cursó estudios de Historia en su universidad. Más tarde, marchó a Costa Rica, en donde trabajó como corrector para la Editorial Universitaria Centroamericana, y de allí viajó a México en donde durante doce años, compaginó la literatura con su carrera periodística. Fue redactor de la Agencia Salvadoreña de Prensa, corresponsal, analista político y editor, además de ser redactor de los importantes periódicos El Día y Excélsior.

Publicó su primera novela en 1987. Viajó a España y fue escritor residente en Frankfurt, antes de marchar a Estados Unidos, en donde ha sido profesor visitante de la Universidad de Pittsburg y actualmente imparte clases en la Universidad de Iowa.
En su narrativa se desprende su preocupación por la violencia, en especial durante las guerras civiles en Centroamérica. Es característico en sus novelas, el uso del monólogo y del lenguaje coloquial. En su acercamiento al género negro tiene varias novelas, todas publicadas por Tusquets, El arma en el hombre, Donde no estén ustedes, La sirvienta y el luchador, Insensatez y Baile con serpientes.


RAFAEL MENJIVAR OCHOA. 1959-2011.

Fue un escritor, periodista y traductor salvadoreño. Su padre, el economista Rafael Menjívar Larín, era rector de la Universidad de El Salvador cuando el ejército la ocupó en 1972 y lo exilió a Nicaragua. El resto de la familia abandonó el país en enero de 1973 hacia Costa Rica, donde se reunió con el padre. En 1976 se instalaron en México, donde Menjívar Ochoa vivió durante veintitrés años. Estudió música, teatro y letras inglesas.
En 1999 se instaló en El Salvador, donde en 2001 se convirtió en Coordinador de Letras (director de literatura) y en 2001 fundó La Casa del Escritor, proyecto para la formación de escritores jóvenes, ubicado en la que fuera casa de Salvador Salazar Arrué (Salarrué). Pertenece a la llamada "Generación del Cinismo" o "Generación del Desencanto", junto con Horacio Castellanos Moya, Jacinta Escudos y Miguel Huezo Mixco, entre otros, que comenzaron su producción literaria en la época de la guerra. Fue compañero de vida de la poeta salvadoreña Krisma Mancía.

Sus personajes protagonistas son de lo más variados: actores radiales, ex guerrilleros, periodistas y policías de secciones especiales, y ninguno de ellos tiene nombre, en la tradición de Hammett. Tiene tres novelas negras publicadas en su país, Los años marchitos, Los héroes tienen sueño y De vez en cuando la muerte.


Guatemala
Nicaragua