Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

Introducción.

Algunas consideraciones sobre la literatura africana.

Dice el senegalés Abasse Ndione, considerado el padre de la novela negra en África Occidental: “mientras que los africanos estudian en el colegio a Cervantes, Picasso o el periodo de la Guerra Civil española, los europeos no se esfuerzan por conocernos y se reducen a una visión miserable de África” y tiene razón. Y no es cuestión aquí de hablar de lo que siempre nos viene a la mente: colonizaciones, hambrunas, genocidios, apartheid…África y los africanos tambien tienen una identidad propia en cuanto a lo cultural, será escasa, será desconocida, pero existe y es suya y conviene conocerla un poco, y es lo que quiero hacer en este estudio, poner mi granito de arena en lo que a Literatura africana se refiere, y en particular sobre la novela negra africana, que seguro que existe y muy buena.

Es complicado encontrar autores y obras anteriores al siglo XX, no porque no existiera la literatura, la había, pero en su mayor parte era de tradición oral, sobre todo en la época pre-colonial. La forma literaria más frecuente era la poesía y se contaban proverbios, fábulas, cuentos y narraciones épicas. A veces eran auténticos profesionales  los recopiladores y narradores de estas tradiciones, se llamaban griots, como los bardos europeos.

El porqué de la tradición oral en contra de la literatura escrita, puede resultar obvio, en primer lugar estaba la escasez de imprentas y editoriales, el costo elevado de los libros, imposibles de adquirir para las escasa renta de los africanos, luego estaban los idiomas autóctonos de escasa o nula alfabetización, por lo tanto con un escaso público potencial, salvo el idioma árabe, con 120 millones de hablantes que ha tenido una gran influencia en la literatura africana.

Durante el periodo colonial, los africanos conocieron las lenguas europeas, sobre todo el inglés y francés, y se empezaron a escribir las primeras novelas y obras de teatro, estamos en 1911, pero todavía no existía un movimiento cultural unitario que marcara unas mínimas bases políticas, sociales y literarias. Fue en la década de los treinta cuando varios artistas y escritores africanos residentes en Europa crean un movimiento nacionalista cultural africano llamado “negritud”, entre otras maneras, y va a ser el más influyente en toda la creación artística africana posterior. Uno de sus líderes fue el poeta senegalés Leopoldo Sédar Senghor, mas tarde Presidente de Senegal.

Tras el periodo colonial y la independencia de las naciones africanas se produce un aumento de la alfabetización y un creciente desarrollo de la literatura y de sus autores, que van a escribir tanto en idiomas europeos como africanos. Los temas recurrentes en esta literatura se resumen en siete conflictos: el choque entre el pasado y el presente de África, entre la tradición y la modernidad, entre lo indígena y lo extranjero, entre individualismo y comunidad, entre socialismo y capitalismo, entre desarrollo e independencia y entre la africanidad y la humanidad. Tambien existen otros temas como el de las desigualdades sociales, la corrupción, la criminalidad y este sí que va a ser un buen caldo de cultivo para los escritores de novela negra africanos.

Este desarrollo literario se puede certificar con la concesión del Premio Nobel de Literatura en un periodo de menos de dos décadas a cuatro escritores africanos, y merece la pena citarlos aquí como pilares básicos de la Literatura africana actual: En 1986, Wole Soyinka, (La estación del caos) de Nigeria. En 1988, Naguib Mahfud, (El callejón de los milagros) de Egipto. En 1991, Nadine Gordimer, (El conservador) de Sudáfrica. En 2003, J.M. Coetzee, (Desgracia) también de Sudáfrica.

La novela negra africana es relativamente joven, se empezó a gestar tras el periodo colonial, en la segunda mitad del siglo XX y la obra de los autores traducida al castellano, condición primordial para este trabajo, nos está llegando recientemente. No hay raíces anteriores o por lo menos las desconozco y las causas pueden ser las mismas que en la literatura en general. El autor congoleño Achille Ngoye asume que el interés mostrado por los escritores africanos sobre la novela policíaca obedece a tres factores: es una vertiente aún no explorada en la tradición literaria del continente, sirve para difundir ideas y, por último, confirma que “la vida no es tan rosa como se la quiere presentar”.

Aunque la temática de los autores de novela negra africanos, en la mayoría de los casos, es eminentemente sobre los problemas y conflictos de los países africanos, existen una serie de condicionantes que merece la pena señalar. La mayoría de los autores están muy influenciados por las culturas coloniales, sobre todo por el idioma y escriben tanto en francés como en inglés, muy pocos en idiomas autóctonos, salvo alguno en afrikáner. Esta influencia invita también a la emigración y muchos autores se desplazan a los países europeos, sobre todo, por motivos culturales y también editoriales que todo hay que decirlo, ya que en Europa hay menor problema de publicación.

Una apuesta editorial:

Nuevas oportunidades se abren con la creación de editoriales sobre el género. La reciente Editorial Cordite de la mano del escritor Helon Habila y de Parrésia Publishers, quiere editar novelas sobre crimen desde África. Cordite (que, según Habila, significa un tipo de pólvora sin humo con un olor bastante distinto al habitual) está actualmente buscando manuscritos de escritores africanos, quienes deben no sólo ser ciudadanos de un país africano, sino también residir allí como condición para poder ser editados. Les anima el deseo de reactivar el mercado literario y popularizar un género, dentro del propio continente, poco frecuentado hasta hace poco.

Ahora vamos a conocer a los autores africanos en función de su país de origen.

África
Senegal