Buscar:

Mail: pacodelrio@lanovelanegraenelmundo.com
Inicio Presentación Conceptos La Novela Negra en el Mundo Biografía

La novela negra en Rusia

y antigua URSS.


Es conocido sobradamente el devenir histórico y político de Rusia a lo largo del siglo XX, la caída del Imperio Zarista en 1917, el establecimiento de la Unión Soviética en 1922 y el derrumbamiento de la URSS en Diciembre de 1991, cuando Gorbachov, tras las reformas llevadas a cabo por la Perestroika, renuncia a la Presidencia y declara a la URSS disuelta, y posteriormente la disolución del Soviet Supremo.

Desde entonces y con la nueva Constitución de 1993, se crea la Federación Rusa, República semipresidencialista, y bienvenida al club de las democracias y sus muchos problemas  y bienvenida al club del capitalismo con solo dos problemas, muchos pobres y pocos ricos, muy ricos.

El devenir del género negro en este siglo XX va de la mano de estos acontecimientos históricos, nada o casi nada durante el régimen soviético, no dejaban, y bastante más a finales de siglo y en los dos mil, hay mucho que contar y para eso están los autores de novela negra.

Los autores de novela negra que estudiamos a continuación posiblemente no nos suenen y no los hayamos oído nunca y por supuesto no tienen nada que ver con los grandes escritores clásicos de la Literatura rusa como Dostoyevski, Chejov, Tolstoi y Turgueniev. Sin embargo podemos decir sin miedo a equivocarnos que también estos insignes autores podrían estar en esta nómina pues todos ellos han hecho sus pinitos en el género y mantienen una constante de otros muchos autores insignes de otras nacionalidades que no son indiferentes a las claves de este género: el crimen, el misterio y el policíaco.

Así pues además de formar parte con sus relatos de algunas antologías, podemos decir que la obra de Dostoyevski “Crimen y Castigo” y “Memorias de la casa muerta” se pueden considerar genéricas y “Extraña confesión” de Chejov está considerada como la mejor novela policial rusa. También se pueden apreciar en muchas antologías y colecciones de relatos.


JULIA SEMIONOV. 1931-1993.

Comenzamos con la nómina de autores rusos y nos podemos dar cuenta desde el principio que casi todos han nacido en la segunda mitad del siglo XX y su obra nos ha llegado traducida en el dos mil. Esta situación puede avalar lo dicho en la introducción, nada de nada en la primera mitad del siglo y el boom posdemocrático, con nuevos autores y cifras millonarias de ventas en su país y que ya están alcanzando las librerías españolas.

Y nunca nos olvidemos de las traducciones, a veces muy complicadas, y nuestro reconocimiento a estos profesionales, los traductores, auténticos héroes de la novela negra, y de todos los colores.

Julian Semionov, era un historiador y escritor ruso de origen judío que escribió sobre todo novelas negras y de espionaje, muy criticadas, como es lógico, por tratar temas complicados en aquel entonces como las drogas y la corrupción en la URSS. Fue fundador de la Asociación Internacional de Escritores Policíacos en 1986.

Sus obras traducidas al castellano:  Ogariova 6, Petrovka 38, Variante española y Muerte en Luang Prabang, están publicadas hace mucho tiempo por Júcar, Aymá y Ediciones B y alguna se puede ver en librerías de viejo y digitales. Las dos primeras citadas, Ogariova 6 es la sede del Ministerio del Interior ruso, están protagonizadas por el coronel Kostienko.


BORIS AKUNIN. 1956.

Boris Akunin es el seudónimo de Grigori Shalvovich Chjartishvili. Nació en Tbilisi, Georgia. Reside en Moscú desde los dos años de edad. Estudió Historia y Filología en el Instituto de Asia y África de la Universidad de Moscú. Muy interesado en la lengua y cultura japonesas, ha traducido varios libros.

Su carrera de novelista comienza en 1998, su primera novela es, El ángel caído. Está protagonizada por el funcionario del servicio de la Policía Secreta en Moscú  Erast Fandorin. Define a su personaje como a una especie de Frankenstein en el que ha reunido los aspectos que le han llamado la atención de otros detectives, añadiendo algo de su propia cosecha.

Akunin, que no reveló su verdadero nombre hasta casi dos años después de publicada la primera novela, escribió 12 obras en las que aparece la figura del investigador Erast Fandorin, que se convirtieron en superventas. Después de la serie de Fandorin, ha escrito otras, así como también piezas de teatro basadas en obras clásicas. Lleva publicadas más de 20 novelas y varias colecciones de artículos y otras obras. Ha sido traducido a numerosos idiomas: (español, inglés, finlandés, alemán, italiano, holandés, japonés).

Tiene traducidas al castellano cuatro novelas de la serie Fangorin y publicadas por la editorial Salamandra, Conspiración en Moscú, Gambito turco y Muerte en el Leviatán.


ALEXANDRA MARININA. 1957.

Alexandra Marínina (seudónimo que utilizó porque las quince primeras novelas las escribió cuando aun trabajaba en la policía y tenía que esconder su verdadera identidad) de nombre Alexéyeva Marina Antólyevna, nació en Lvov, Ucrania. Hija de funcionarios soviéticos relacionados con la justicia, su padre fue jefe del Departamento Criminal y su madre catedrática de Derecho. Marínina estudio Derecho, defendiendo una tesis doctoral sobre el crimen y su prevención, en la Universidad Lomonosov de Moscú.

Trabajó en la famosa Dirección General de Interior, situada en la calle Petrovka, 38, de Moscú, con el rango de teniente coronel de la policía. Su trabajo consistía en el análisis y prevención de la delincuencia. Se retiró en 1998.

En 1992 comenzó a escribir las novelas de la serie protagonizada por Anastasia Kamenskaya, que trabaja para el Ministerio del Interior ruso. Junto con su novio son dos ciudadanos corrientes que tienen que bregar con todas las dificultades de su lugar y de su tiempo.

De momento se han traducido siete novelas, publicadas por Planeta y Pàmies, Asesino a su pesar, Los crímenes del balneario, Morir por morir, Los peones caen primero, El sueño robado, Retrato póstumo y Muerte y un poco de amor.


POLINA DASHKOVA. 1960.

Moscú. A los 7 años ingresa en una academia especial que privilegia el estudio del inglés y la danza. Durante el régimen comunista participa en manifestaciones de propaganda cultural sobre todo en Siberia.

Colabora en diversas publicaciones, traductora en el Parlamento y traductora al ruso de Agatha Christie.

En 1996 publica su primera novela, desde entonces ha publicado 12 novelas, con 16 millones de ejemplares vendidos. Se le considera en su país la reina de la novela negra. La protagonista es la periodista Lena Polianskaya.

Se han traducido dos novelas al castellano y publicadas por la Editorial Styria, Barcelona, Club Kalashnikov y Locura letal.


ANDREI KURKOV. 1961.

Escritor de origen ucraniano, de los mas aclamados en Ucrania en la era post-soviética. Sus libros están llenos de humor, realidad y elementos surrealistas.

El protagonista es el periodista Viktor Zolotaryov. Tiene tres novelas traducidas y publicadas por Plaza y Janés y por el Tercer nombre, Madrid, Muerte ajena, Muerte con pingüino y Pingüino perdido.


ANNA DANKOVTSEVA. 1961.

Tambov. Paso toda su infancia con su familia en Weimar. Entre 1987 y 1995 fue la asistente del director del teatro Ermitage de Moscú. Desde 1998 es redactora de Radio Liberty en Moscú.

Su primera novela traducida, Un paso en falso, ha sido publicada por El Acantilado. Tambien ha escrito, pero aún no están traducidas, Una por todos (1997) y Muerte desencadenada.  


IULIA LATININA. 1966.

Moscú,  es novelista y periodista. Por separado y ambas cosas a la vez, pero en sentido contrario del que puede sospechar el lector. Cuando relata historias del Caúcaso, de Chechenia, Ingushetia o Daguestán, la realidad es tan delirante que cualquier intriga novelesca se queda corta.

Latínina escribe, entre otras, para la Novaya Gazeta, la publicación donde colaboraba la trágicamente asesinada Anna Politkóvskaya, para Kommersant y para The Moscow Times, tiene un programa de radio de gran audiencia desde el que fustiga al todopoderoso Vladímir Putin y a la clase dirigente rusa, y escribe novelas de gran éxito en Rusia.

Ha publicado en España El caos del Cáucaso ,Los Libros del Lince, una novela negra en la que se mezcla la corrupción, el islamismo wahabí y que fluctúa entre lo delirante, lo trágico, la denuncia y el surrealismo.


SERGEI LUKYANENKO. 1968.

Kazajstán, antes URSS. Licenciado en Medicina, trabaja como psiquiatra infantil.

En 1996 se traslada a Moscú en donde es reconocido como uno de los principales autores de ciencia-ficción.

La obra que más se acerca al género es el thriller de ciencia ficción La saga de  Los Guardianes.

Si bien la novela fue pensada como una obra única, dado el gran éxito cosechado tanto en Rusia como en el resto del mundo la convirtieron en tetralogía. Son, Guardianes de la noche, Guardianes del día, Guardianes del crepúsculo y Los últimos Guardianes.  
Ambientada en el Moscú que bien  podría ser el Moscú de  nuestros días, pero en el que,  cohabitan personas con poderes sobrenaturales. Enfrentados desde tiempos ancestrales, los 'Otros', criaturas de la Luz y de las Tinieblas, han firmado un pacto y se han comprometido a acatar unas leyes que les permitan vivir entre el resto de los mortales en un precario equilibrio. Marcadas por el mutuo control entre dos órdenes bien distintas en apariencia, pero similares en sus raíces.

Están publicadas por Plaza y Janés.


ROBERT LOZINSKI. 1970.

Nacido en Moldavia,  es doctor en Filología Hispánica y profesor de Lengua y Literatura Española en el Liceo Bilingüe "Miguel de Cervantes" de Bucarest. Ha publicado traducciones al rumano de poemas de Federico García Lorca.

Con la novela policíaca, La ruleta chechena, editorial Rey Lear, ha ganado el XI premio García Pavón de narrativa, que concede el Ayuntamiento de Tomelloso (Ciudad Real).


NICOLAI LILIN. 1980.

Bender, Rusia. Tatuador y escritor ruso, es un veterano de la guerra de Chechenia donde luchó, reclutado a la fuerza, con el ejército ruso.
En la actualidad combina su trabajo realizando tatuajes al estilo siberiano con su pasión por la escritura.

Su única obra traducida, Educación siberiana, Salamandra, está basada en la experiencia personal del autor. Esta novela relata la extraordinaria historia de los urcas, una insólita comunidad de bandidos siberianos que tienen el dudoso honor de ser los únicos oponentes a Stalin que fueron deportados desde Siberia en lugar de hacia Siberia, destino de miles de víctimas del régimen soviético. Recibida con efusivo entusiasmo por Roberto Saviano, la primera edición se agotó en pocas horas y desde entonces se ha convertido en uno de los libros del año en Italia.
Los urcas fueron expulsados por el dictador ruso a la Transnistria, una larga franja entre Moldavia y Ucrania, aún hoy una tierra de nadie, en 1990 declaró su independencia, pero ningún estado la reconoce, asolada por la corrupción, el crimen organizado y el contrabando.
Y precisamente allí nació y se crió Nikolái Lilin, en el seno de una gran familia que se enorgullece de no reconocer otra autoridad que la de sus ancianos, obligando a sus miembros a respetar un estricto código de conducta que les permite definirse a sí mismos como «criminales honestos». Con un profundo sentido de libertad y justicia, y exaltando valores como la lealtad, la humildad y la generosidad, los urcas no sólo prohíben las drogas, la violación y el desprecio hacia los débiles, sino que incluso castigan estos delitos con la muerte.

Apasionante y desgarradora, pero no exenta de sentido del humor, Educación siberiana es una gran epopeya personal relatada con una voz enormemente cercana y cautivadora.


Holanda
Suiza